lunes, 30 de abril de 2007

Vagué solitario...


Aquí un poema de mi saga de Versos Vampíricos



Vagué solitario marchito y sin dueño,
mi pelo azabache del viento veloz.
Te vi del olvido perdida en un sueño,
te vi con la luna cantando en tu voz

Tu aroma es la esencia de noches de estío,
tus cálidas manos mi dulce solaz;
tu pecho de nácar tan cálido y mío
refleja cadencias de dulce compás.

Mi sangre es un fuego que encierra agua viva.
Tú guías mis manos, mi cuerpo y mi sed.
Inclinas despacio mi boca cautiva
y en besos ardientes me das de beber.

2 comentarios:

keitaro dijo...

Mi sangre hierve al leer tus versos...
Dicen que la perfección es inalcanzable...e aqui la excepción
Un abrazo ^_^

Kuroma dijo...

Me alegra que tengas en tanta estima mi poesía. Espero que te sigas pasando por aquí. Otro abrazo de mi parte.